Click para ir al nmero anterior

ANTERIOR

EL CUENTOMETRO DE MORT CINDER

SIGUIENTE

Click para ir al nmero siguiente

266 RUTINA DE HUMOR 14

 

Martes, 23 de julio de 2002

Al ndice

Click para ir al ndice

Estaban tres mujeres judias platicando de como lo tenian sus maridos:

- Pues Abraham lo tiene chiquito, arrugadito y un poco oscurito, y Jacob? -dijo Sarah
- Jacob tambien lo tiene muy parecido! -coment Judith
Hanna se queda callada y ellas le preguntan:

- Y tu marido como lo tiene?
- No s, me creern que nunca se lo he visto?, pero hoy mismo le voy a pedir que me lo ensee.
Al da siguiente llega Hanna francamente maltrecha, cojeando, totalmente amoratada de la cara, con un ojo y el labio inferior hinchados y con un brazo enyesado.

- Que pas? -le preguntaron sus amigas.
- Pues que ayer le pedi a Isaac que me lo enseara -dijo Hanna- y cuando lo vi le dije: Mir!, igualito que el de Abraham y el de Jacob...


En un intento por "salvar" a la Argentina de esta increble situacin, estaban Alfonsn, Menem, De la Ra, Cavallo, Duhalde, hablando a ms de un milln de argentinos que estaban caceroleando en la Plaza de Mayo, cuando de pronto se aparece Jesucristo bajando lentamente del cielo. Cuando llega al lado de los "prceres", Menem le dice algo al odo. Entonces Duhalde, dirigindose a la multitud dice:
- Atiendan Compaeros! Ac el compaero Jesucristo quiere decirles algo.
Jesucristo se dirige a la tribuna y tomando el micrfono en sus manos dice:
- Pueblo de Argentina, estos hombres que muchas veces me han invocado, no le han dado a ustedes el pan del conocimiento igual que hice yo?
El pueblo, algo tmidamente, responde:
- Hummm, S...
- No es cierto que as como yo multipliqu el pan y los peces para dar de comer a todos, estos hombres inventaron la caja de PAN, los planes TRABAJAR, organizaron saqueos a supermercados...?
El pueblo, con ms vigor, responde:
- S...
- Tal cual hice desprender de todas sus pertenencias a mis discpulos, ellos no vendieron y regalaron todo lo que se poda vender en la Argentina?
La respuesta atrona:
- S...
- As cmo yo cur con mis manos, No han destruido el sistema de salud, vaciado hospitales y policlnicos, para volver a curar las enfermedades como yo cur?
El pueblo, ya algo exhaltado, grita:
- S...
- No se han traicionado entre s en ms de una vez por el poder y el dinero como yo lo fu por Judas?
Ya incontrolable, frentico, el pueblo argentino responde:
S...

- Entonces, qu estn esperando para crucificarlos, hijos de una gran puta?


Un turista de mediana edad en su primer visita a Amsterdam va al distrito rojo y entra en un burdel muy grande. La madama le pide que se siente y le enva a una de sus pupilas jvenes para entretenerlo. Charlan, chichonean, se acarician, toman, se ren y ella se sienta en sus faldas. l le cuchichea algo en el
odo, ella respira hondo y sale corriendo!

Viendo esto la madama enva a alguien ms experimentado para entretenerlo. Charlan, chichonean, se acarician, toman, se ren y ella se sienta en sus faldas. l le cuchichea algo en el odo y ella grita:
- NO! -y se aleja rpidamente.

La madama est sorprendida porque este hombre de aspecto tan comn haya pedido algo tan tremendo que dos de sus chicas no quieran tener nada que ver con l. Decide mandarle a Lola, su pupila ms experimentada. Ella nunca ha dicho que no y no era probable que nada la sorprendiera. Charlan, chichonean, se acarician, toman, se ren y ella se sienta en sus faldas. l le cuchichea algo en el odo y ella grita:
- JAMS! -le da una bofetada y se va.

La madama est ahora totalmente intrigada, nunca haba visto algo as operando burdeles desde hace tantos aos. Haca mucho que ella misma no haca el trabajo en la cama pero estaba segura que siempre le dijo s a cualquier cosa que un hombre pudiera pedir. Ella tiene que descubrir qu es lo que hizo que sus chicas se pusieran tan enojadas. Adems, ve una oportunidad de darle una leccin a sus pupilas. Va y le dice que ella es la mejor de la casa. Charlan, chichonean, se acarician, toman, se ren y ella se sienta en sus faldas. l le cuchichea en el odo:
- Puedo pagar con pesos argentinos?


James Bond entra a un bar y desde la puerta ve una morocha espectacular sentada en la barra. Se ubica al lado de la dama, le lanza una mirada y comienza a conversar con ella. Se presenta:
- Hola mi nombre es Bond, James Bond...
Al rato de charlar comienza a mirar insistentemente su reloj. Ella pregunta:
- Disculpe, est llegando tarde la persona que espera?
- No, me dieron este reloj "high tech" y lo estoy experimentando...
- Ah si? Y que es lo que este reloj tiene de especial?
- Usa ondas ultragama X-25 para comunicarse conmigo, directamente a mi cerebro.
- Y que le est diciendo ahora?
- Me dice que usted est sin bombacha...
La mujer suelta una carcajada y responde:
- Lamento decirle que su reloj no funciona; yo tengo puesta mi bombacha...
Bond sacude el reloj, le da unos golpecitos y dice:
- Caramba!, est adelantado una hora.


Colaboracin varios suscriptores